Decía Tchaikovsky que “si no fuera por la música habría más razones para volverse loco”.