Oltaz y Jose se conocían de toda la vida hasta que un día Jose empezó