Quien me conoce bien, sabe de mi debilidad por las novias de Helena Mareque. Son pura