Llevo unas semanas alucinada con la acogida que tuvo el post “¿Te casas en los