Si seguís desde hace tiempo este blog, sabréis que desde hace mucho años Ernesto Terrón es un incondicional de esta bitácora. Lo conocí según lanzó su marca y me enamoraron sus diseños así como los tejidos ecológicos que utilizaba para llevarlos a cabo.

Cuando le hablé de esta editorial, me mandó unas fotos a blanco y negro de este vestido que, en el escenario de La Finca de San Antonio, me parecía digno de una princesa. Una princesa de ahora, moderna y actual, con un bonito velo de plumetti.

Un vestido regio con toques de strass en botones, cinturón y en las mangas, que se pueden hacer tupidas sin transparencias a petición de la interesada.

A juego con el cinturón conjuntaban los zapatos de Calenda, con una horma muy Manolo Blahnik cómoda y favorecedora, ¡es el útimo grito!

El ramo era una diseño de Virginia Florista, de estilo romántico y circular estaba cuajado de preciosas peonías, con un toque verde y pequeñas rosas ramificadas. ¡Una verdadera preciosidad que complementaba a la perfección este estilismo de novia regio!

La diadema de este estilismo también merece un buen párrafo. Mi equipo y yo somos absolutas admiradoras de Marucca, de su trabajo artesanal, de sus diseños únicos y, por supuesto, de su buen gusto. Qué pena que no fotografiamos la caja y el envoltorio en el que nos llegó a la oficina la diadema, ¡porque también era una maravilla!. Marucca sí que puede presumir, y yo doy fe, de cuidarlo todo hasta el más mínimo detalle.

MG Beauty, destacó los labios de nuestra modelo en carmín, un tono más atrevido y con un punto sexy. Y el peinado recogido y semitrenzado con un toque moderno y desenfadado.

Ochoveinticuatro fueron los fotográfos que retrataron este estilismo de novia regio, con ellos estuvimos súper cómodas y fue un gustazo trabajar.

¡Pronto nuevos estilismos en el blog!

Un besote enorme, Ana.