No por no celebrar una ceremonia religiosa el estilismo de novia tiene que ser menos. La promesa es igual de importante -se haga ante quien se haga según las convicciones de cada uno- y este look de novia civil con glam es una oda a la personalidad.

El escenario no podía ser más impresionante: las imponentes escaleras del Palacio de Aldovea donde, por supuesto, también se organizan todo tipo de ceremonias.

Este vestido de Coosy midi blanco, me pareció perfecto con su corte en la cintura y con el punto sexy de la abertura delantera. El cuello tirilla con volante termina de darle el toque de estilo.

Pero si hay un elemento que llama la atención es el impresionante sombrero de ala ancha asimétrica de Siete Naranjos con cinta bordada a mano de pedrería empleando técnicas de alta costura. Todo un puntazo para todas aquellas novias que quieran lucir un look de novia civil con glam y muy alejado de lo convencional. ¡No apto para las más clásicas!

Para contrarrestar el efecto del sombrero, escogimos unas piezas clásicas y maravillosas de Argyor, una de nuestras joyerías favoritas donde es difícil -por no decir imposible- que no encuentres tu pieza nupcial soñada.

Los pendientes que escogí son el sueño de toda novia y, aunque la lágrima final también está disponible en topacio azul o rosa, a mí me gustó sobre manera su versión más tradicional para tener ese extra tan bonito de luz que tanto favorece a las novias. Toda la colección de novias de Argyor (por cierto fabricada y diseñada en Zaragoza y libre de níquel para evitar alergias) es digna de ver y por algo sus diseños de pendientes de novia con perlas causan furor.

Nuestra guapísima modelo Ale G. Colomer también lucía un precioso anillo de compromiso de Argyor, una pieza ideal también como alianza de boda elaborada en platino y 9 diamantes engastados en garras. Una pieza de máxima calidad y belleza para sellar un día tan especial.

Sus zapatos también podría decirse que eran una joya: un diseño exclusivo de nuestra querida Mariela Madrid, un atelier especializado en zapatos personalizados que nos fascina porque están realizados con mucho mimo. Pensando, sobre todo, en aquellas novias e invitadas que no quieren renunciar a la comodidad y el diseño, y en todas las que queremos ir con un zapato adaptado a nuestra personalidad. ¡No me digáis que estos zapatos no son una locura!

¡Espero que el estilismo os guste tanto como a mí!

Las fotos son todas de nuestras amigas amigas de Caleidoscopia y podéis conocerlas un poco más en esta entrevista que le hicimos y publicamos ayer: “Los reportajes de boda de Caleidoscopia

Un besote, Ana.
Editorial patrocinada