De Bea, nuestra modelo, me gusta mucho el punto tímido y dulce de su expresión, pero me gusta más aún el cánon de belleza que representa. Así que con ella he disfrutado al máximo imaginándome a una invitada de lo más real.

By Handel es una marca cuyos vestidos hemos versionado en infinidad de ocasiones (Y para muestra un botón: Vestido mini verde y negro, vestido morado, vestido verde con mantón, vestido naranja, …) y este verde, me encajó muy bien para ella.

Un vestido mini confeccionado en tejido satinado con estampado floral y corte debajo del pecho a modo de fajín, manga larga aglobada con frunce en el puño para una mejor adaptación y tablas en los hombros para levantar, escote de pico en el delantero con una hilera de mini botones forrados y cremallera invisible en espalda. ¡Una preciosidad!

Llevaba a tono unas bonitas sandalias de Menbur (también disponibles en fucsia y en rojo o en tacón ancho de menos altura) con un juego en el empeine de arcoiris en tonos verdes muy bonito.

El toque de color se lo dieron los pendientes de Acus Complementos, a los que siempre sucumbimos cuando necesitamos un chute de pantones. Unos alegres aros bañados en oro con piedras pulidas de mil colores.

Para el escenario escogimos Soto de Mónico, una maravilla de espacio en el que te puedes casar con vistas a un pequeño estanque y a una plantación de pistachos. Merece la pena, de verdad, verlo en directo.

¡Muchísimas gracias a los cracks de AM Producciones y MG Beauty por hacer esta sesión de fotos posible!

Un abrazo, Ana.

Editorial patrocinada