Hoy os enseño este estilismo para los preparativos nupciales de la mano de Namur. Su bata Clo, como veis, es una bata clásica y femenina. De aire vintage y con muchas costuras, sencilla y a la vez díficil de confeccionar. El camisón Ann es un básico que nunca falta en Namur. Sencillo, pero como siempre especial y con un corte moderno.

Ambos modelos están confeccionados en un raso muy particular. Con una caída espectacular, es una gozada al tacto. Está tratado para que no se pegue mucho al cuerpo, ni cree electricidad estática. Si los cuidas bien, os acompañarán toda la vida, prometido.

Para complementar esta bata de novia vintage, nuestra modelo María Sanromá lleva una pieza de Los Detalles de Nica, realizada en porcelana y hecha a mano. Cada flor, cada hoja se modelan para darles forma y realismo. ¡Un trabajo artesanal muy cuidado! Si eres una novia y quieres un tocado totalmente a medida, te ayudarán a crear esa pieza con la que llevas soñando. Y lo dicen claro, tu imaginación es el límite.

De peinado y maquillaje, se encargó Marta de MG Beauty, con quién siempre es un gustazo trabajar y es que además todo lo que hace queda de maravilla. En esta ocasión se inspiró en el propio camisón y buscó romanticismo y sencillez. Una melena al viento con un semirrecogido trenzado que aporta un toque juvenil y divertido.

Los pendientes de Eme Jewels realizados con amatistas y cuarzo citrino unidos y engarzados sobre plata rodiada. Un toque de color especial y diferente para un look de novia.

Para el calzado nos decantamos por unas Pitusas. Su modelo Velvet, como su nombre  indica, es de un terciopelo muy suave, cosido a mano en suela de esparto y yute 100% natural. Bonitos y ,sobre todo, comodísimos.

El escenario escogido en esta ocasión fue un pequeño columpio escondido entre los inmensos espacios de los Lavaderos de Rojas. Espacio donde el equipazo de Am Producciones retrataron este estilismo con bata de novia vintage y nos dejaron estas fotazas que habéis visto.

En nada, os traigo nuevas ideas.

Un beso, Ana.