Una boda bajo la lluvia

Nada puede estropear tu gran día, ni siquiera una incesante lluvia.

Si hay algo que no me canso de repetir a todas las novias que me escriben o a todas las novias con las que hablo es que, sin duda alguna, lo más importante es elegir bien al novio. Teniendo esto claro, todo lo demás es secundario y no debes dejar que nada empañe el significado del día.

Ahora bien, hablando en un plano más estético y organizativo, la lluvia es un factor externo no controlable cuyos efectos sí está en nuestras manos minimizar o rentabilizar.

Reconozco que hay bodas que se ven absolutamente desmejoradas por el simple hecho de la lluvia. Accesos embarrados a la capilla o al convite en bodas de campo y conglomeraciones de invitados en un salón minúsculo son sólo un ejemplo. ¿Mi consejo? Si no puedes con el enemigo, únete a él.

4

Dependiendo de dónde y cuándo se celebre tu boda, el plan B es obligatorio. Si la boda se celebra al aire libre en una estación del año y provincia lluviosa, se debe cerrar un plan milimétrico para actuar en caso de lluvia u oleada de frío. Las diferentes salas para un plan B o la posibilidad de instalar una carpa y setas de calefacción, son datos que indiscutiblemente debéis tener en cuenta cuando vayáis a escoger el enclave para celebrar el convite de boda.

Asimismo, planea con el fotógrafo un lugar para la sesión de fotos en el exterior (por si solo llueve un poquito) y otra en el interior. He de decir que si algo bueno tiene la lluvia es la maravillosa luz y escena romántica que deja impresa en todas las fotografías. Y a las pruebas me remito.

Lluvia 2

Si la fecha se aproxima y no aparece el Sol en ninguna de las 20 páginas que has consultado de previsión meteorológica, es el momento quizás de buscarte un paraguas bonito y de comprar, al por mayor, paraguas de colores para tus invitados.

Lluvia

Los peinados no resisten igual si hay humedad en el ambiente, por lo que tu peluquero debería aplicarte un potente anti-frizz para evitar que el tiempo arruine tu look.

Como buena amante del cine clásico no puedo resistir la tentación de comentaros que si finalmente la lluvia hace acto de presencia en vuestra boda, tened siempre presente la maravillosa y entusiasta letra de Singning In The Rain: “I’m happy again, I’m laughing at clouds so dark up above, the sun’s in my heart and I’m ready for love…”

Felices días de lluvia y frío, un besote, Ana.