Ya os he contado alguna vez lo mucho que me gusta el ballet y tenía muchas ganas de enseñaros esta novia idílica que retratamos en un escenario totalmente de ensueño.

El vestido de novia, de Aire Barcelona, con escote palabra de honor y una falda midi de tul plumeti recuerda mucho a los trajes de las bailarinas del ballet clásico. Desprende el romanticismo y la magia de cuento que buscaba con este look.

La camisa cruzada aporta un toque más moderno y actual al outfit y combinada con la falda de tul hace un conjunto de lo más delicioso. Como remate final, un gran lazo oversize en la cintura completa este magnífico diseño de Aire Barcelona.

De Acus Complementos eran los pendientes. Modernos y actuales, este tipo pendientes trepadores cada vez me gustan más para las novias por ser discretos, especiales y su versatilidad para usarse en numerosas ocasiones.

Los zapatos, de Mariela Madrid, unos salones rosas cerrados cuya punta y colores recuerdan a las clásicas zapatillas de baile que utilizan las bailarinas. ¡Más acertados imposible! Y ojo al detalle del tacón texturizado y en oro rosa, un detalle de diseño de lo más ideal.

Y como siempre, Mg Beauty entendió a las mil maravillas el concepto que quería transmitir con este estilismo y realizó esta pasada de moño bajo tan sofisticado y clásico que enmarcaba las facciones de nuestra modelo, Cris de la Concha. Para el maquillaje optó por tonos rosáceos y nude que dulcificaban e iluminaban el rostro, a excepción de los ojos que enmarcó con lápiz negro. Simplemente top.

Pero, sin dudarlo, estas fotos tan bonitas no habrían sido posibles sin el equipazo AM Producciones al objetivo y sin la maravillosa cúpula de la Finca Las Tenadas como escenario.

Espero que os guste esta novia de cuento como broche para este editorial.

Un abrazo, Ana.